CHILE versus BOLIVIA: otra mirada
Un libro se construye poco a poco. Despu´┐Żs del sobrecimiento viene el milagro del tabique. La tipograf´┐Ża es la techumbre. La car´┐Żtula, su puerta. La substancia, su argumentaci´┐Żn. De domicilio de doctrina puede convertirse en barricada. Gestarlo es lato. El parto, en cambio, veloz. Hoy la criatura ya est´┐Ż y echa a andar. Reclama paternidad y la disfruta. Tambi´┐Żn dispone de padrinos. De la Rep´┐Żblica del M´┐Żs All´┐Ż lo amparan -entre otros- Wilfredo Mayorga, Jorge Barr´┐Ża, Astolfo Tapia, Edgar Oblitas, Hern´┐Żn Godoy Urz´┐Ża, Tom´┐Żs Pablo, Eduardo Frenk, F´┐Żlix Garay, V´┐Żctor Condori, Carlos Ramos Ib´┐Ż´┐Żez... Son los que -como el Cid- libran combates despu´┐Żs del deceso a horcajadas de la obra impresa, de la labor de aula o del ejemplo aleccionador. No es esta una necrolog´┐Ża, sino advertencia al enemigo que la guerra iniciada ayer contin´┐Ża hoy. Imposible cante victoria mientras quienes, asumiendo una postura contestataria, sin temor a la cicuta oficialista, se´┐Żalamos un camino distinto, dise´┐Żamos interpretaciones disonantes, promovemos el esp´┐Żritu de Paucarpata mientras otros se nutren de la miasma de Monterrey.

Per´┐Żn en Chile 1953
Peronismo, al interior de Argentina, ha sido estudiado. Su impacto externo, en cambio, es insuficientemente conocido. Se le cree un conductor puramente argentino. Lo fue y con impronta perdurable. Sin embargo, irradia m´┐Żs all´┐Ż de las fronteras patrias. No s´┐Żlo por su programa y realizaciones dom´┐Żsticas, sino porque impulsa un proyecto de reconstituci´┐Żn de lo que Manuel Ugarte denomina la Patria Grande. Con el pseud´┐Żnimo Descartes, ya en 1948, expresa ´┐Żla Cruz del Sures el s´┐Żmbolo de la Am´┐Żrica austral. Ni Argentina, Brasil o Chile aislados pueden alcanzarla grandeza. Unidos, en cambio, constituyen una entidad formidable a horcajadas de dos oc´┐Żanos... Desde all´┐Ż, hacia el norte, se construir´┐Ż la Confederaci´┐Żn Sudamericana. Vinculados son inconquistables. Separados indefendibles.

Libro Negro de Nuestra Educaci´┐Żn (Cap´┐Żtulo VII)
MAPOTECAS ESCOLARES Se constata la sostenida preocupaci´┐Żn por dotar de bibliotecas a los planteles. No se observa, sin embargo, equivalente inquietud por suministrar mapotecas renovadas. Las Ciencias Sociales suelen ense´┐Żarse sin el saludable apoyo de las cartas. El Atlas -amen de constituir un desembolso extra- no reemplaza el empleo del mapa para ilustrar la lecci´┐Żn. Cuando existen suelen estar obsoletos. Aun es posible encontrar -por ejemplo-aquella proyecci´┐Żn en la cual se representa a nuestro pa´┐Żs quebrado en tres. Tambi´┐Żn, otro de ´┐Żfrica ´┐Żpredescolonizaci´┐Żn´┐Ż. En este, el Continente negro es un mosaico de factor´┐Żas de Europa. Aun m´┐Żs, los docentes no siempre experimentan la necesidad de documentar su clase con ellos. Son claves, pues facilitan la ubicaci´┐Żn espacial del alumno. Menos com´┐Żn todav´┐Ża es el ´┐Żnimo de generar como dependencia de la asignatura, la mapoteca, que incluya globos, mapas, pianos, br´┐Żjulas, esquemas y otros instrumentos indispensables para el aprendizaje.

P´┐Żgina: 1